Conoce las 5 etapas en la creación de una empresa

El camino del emprendedor es más predecible de lo que muchos piensan. Con tantos casos de emprendedores exitosos en diversas industrias, existen ejemplos suficientes para conocer cual es el camino que toda persona con una idea de negocio, debe recorrer para transformarla en una empresa exitosa.

20160304145738-cuatro-p

De esta manera, Glen Carlson, cofundador de Key Person of Influence ha diseñado “The Entrepreneur Journey” o El Camino del Emprendedor.

Luego de haber trabajado con cientos de emprendedores que han construido empresas de millones de dólares alrededor del mundo, han definido 5 etapas que todo emprendedor debe recorrer para lograr el éxito.

Cada una de estas etapas tiene sus propios retos y problemas, sin embargo lo importante es comprender en que punto del camino te encuentras para saber cuales son las acciones que te llevarán al siguiente nivel.

Screenshot (22)

1. Startup “Puesta en marcha”.

En esta etapa claramente hay una idea, sin embargo no existe ningún modelo definido de negocio, no existe un equipo de trabajo y por supuesto no hay dinero suficiente para dar el empujón inicial. Existe mucha emoción y optimismo, sin embargo no hay resultados tangibles por el momento.

2. Struggle zone “Zona de conflicto”.

El 70% de las empresas se encuentran en esta etapa ya que existe una gran competencia. En este punto, gran parte del futuro del negocio depende de su fundador y sus habilidades para manejar las situaciones. En esta fase, el fundador debe invertir la mayor parte del tiempo dentro de la empresa, sin la posibilidad de delegar debido a que apenas se esta construyendo el modelo de negocio y su equipo de trabajo cuenta con máximo 3 empleados.

La falta de claridad y la incapacidad de comunicar la propuesta de valor de la empresa mantienen al emprendedor atrapado en esta etapa. Adicionalmente, la falta de credibilidad por parte del mercado, y la carencia de diferenciación frente a otras compañías obstaculizan el camino. A esto se suma la falta de dinero para reinvertir, pagar salarios y mantener las operaciones.

El fundador debe estar en todas las áreas de la empresa, invirtiendo gran parte de su tiempo en actividades operativas ya que no cuenta con procesos automatizados. Si el creador se detiene, toda la empresa se paraliza.

3. Lifestyle Business “Estilo de vida empresarial”.

En este punto, el emprendedor puede alejarse de las actividades operativas para trabajar más en la parte estratégica de su negocio. El 20% de las empresas logran salir de la Zona de conflicto y entrar a esta etapa. El fundador ya es reconocido en la industria como una pieza clave.

El nivel de utilidades incrementa considerablemente, permitiéndole al emprendedor tener un mejor ingreso y a la empresa cubrir muchos de las gastos e inversiones que se requieren en esta etapa. El fundador empieza a tener más libertad, teniendo la posibilidad de alejarse geográficamente sin afectar si negocio.

Su equipo de trabajo alcanza aproximadamente 20 personas, las oportunidades empiezan a incrementarse y la empresa tiene más reconocimiento. Adicionalmente, existe una gran seguridad y habilidad para comunicar la propuesta de valor de la compañía, se ha creado un modelo de negocio escalable y por último pero no menos importante, se han creado alianzas estratégicas con empresas claves en el mercado. El punto clave en esta etapa es tomar la decisión de continuar creciendo para entrar a la siguiente fase.

4. Struggle zone 2 “Segunda zona de conflicto”.

Aproximadamente el 6% de las empresas entran a esta etapa. El objetivo de esta fase es aumentar el tamaño de un negocio que ya esta funcionando. Para esto se necesita contratar más personal, asumir más deuda para invertir y abrir mas sucursales u oficinas. Existen altos ingresos gracias a un incremento en las ventas pero bajas ganancias debido a al aumento en gastos operacionales y las obligaciones.

Estas características hacen que el negocio sea poco atractivo para fusiones o adquisiciones, dejándolo sin muchas opciones. Esta etapa se caracteriza por ser bastante incomoda y muy riesgosa para tomar decisiones. Una empresa más grande tiene problemas más grandes, el fundador no solo tiene que doblar sus esfuerzos para conseguir más negocios y duplicar el tamaño de sus ingresos, sino que también debe llevar la carga de nuevos problemas a nivel de gestión financiera, recursos humanos, problemas legales y sociales, entre otros.

5. High Performance Zone “Zona de alto rendimiento”.

Solo un 4% de empresas logran ingresar a esta fase del camino. Estas compañías han logrado incrementar su personal creando grupos de trabajo de entre 50 y 150 colaboradores, disfrutando de altos niveles de ganancia. La empresa tiene múltiples productos que se venden en diferentes mercados y cuentan con gran reconocimiento por parte de los clientes. Los fundadores juegan un papel netamente estratégico y son reconocidos como líderes visionarios.

La construcción de estas 5 etapas, terminan con un requisito de gran importancia, y es la habilidad de los fundadores para influenciar positivamente su entorno, sin importar en que fase se encuentren. Cualquier cosa que reduzca tu capacidad de influenciar, reduce tu habilidad para lograr el éxito. Si quieres ver el video realizado por Key Persons of influence has  click aquí.

 

 

Anuncios

Cuando un #emprendimiento social genera millones de dólares

toms_logo

El siguiente relato nos enseña que un emprendimiento social puede generar millones de dólares y convertirse en una empresa sólida y respetada.

Blake Mycoskie, un ejecutivo medio de los Estados Unidos, decidió tomarse unas vacaciones en Argentina. Nunca imaginó que ese descanso fuera el inicio de un cambio radical en su vida.

Todo comenzó cuando se sumergió en la cultura sureña y comenzó a utilizar las “alpargatas” un zapato muy cómodo de lona  y suela blanda que es de uso común entre los argentinos. Pero hay más. Otro hecho, menos placentero, fue la conversación con una paisana voluntaria quien que le expresó las dificultades que muchos niños tenían para asistir al colegio en la frontera con Brasil, debido a que no tenían zapatos que usar con su uniforme de colegio, un requerimiento obligatorio para acceder a la educación en este lugar.

La organización para la que ella trabajaba recolectaba zapatos que habían sido donados para los niños en necesidad, sin embargo, el talón de Aquiles de este concepto era su estructura. Al depender de donaciones, las entregas de zapatos para estos niños podían variar en número e incluso, cuando habían algunos pares que aportar, estos no eran las tallas que se necesitaban.

A partir de ambas experiencia Blake se inspiró para crear un negocio caritativo, pero con fines de lucro para ayudar a proveer zapatos a estos niños. La idea se sustenta un negocio de venta de zapatos en el cual por cada zapato que este negocio vendiera, él donaría otro par a estos niños, cerciorándose de entregar las tallas correctas esta vez.

El concepto es simple, vender un par de zapatos hoy, y donar otro mañana, “Tomorrow’s Shoes”, de aquí el nombre de su empresa TOMS Shoes, bajo su lema “ONE FOR ONE”.

one for one

Después de pocos meses de su creación, la historia y diseño de las alpargatas TOMS tocó la prensa. Los Angeles Times fue el primero en pronunciarse, seguido de Vogue,Time, People, O, Elle, y Teen Vogue, entre otros. Todos ellos evocaban la idea innovadora de este negocio y por supuesto su historia. Gracias a esto las ventas de zapatos se incrementaron aún más.

Una de las razones que ha tenido esta empresa para tener éxito ha sido que la mayoría de la publicidad que producen proviene del voz a voz. Blake argumenta que todos sus competidores invierten grandes cantidades de dinero en campañas publicitarias. Deben invertir en costosos pagos a celebridades, anuncios de televisión y por supuesto al equipo creativo entre otros más gastos. A diferencia de ellos, TOMS Shoes basa su modelo de publicidad contando su historia, los compradores se sienten orgullos al vestir las alpargatas, por lo cual las recomiendan a sus amigos y conocidos, así mismo, al incorporar un propósito al negocio también es atractivo retener talento humano.

Toms está valorada en 625 millones de dólares y ha generado más de mil millones de dólares en ventas. Esto debido a que cada vez los consumidores prefieren hacer el bien con sus compras en vez de hacer donaciones a instituciones de caridad.

Pero Blake no se quedó con los zapatos. Amplio su ayuda y creó TOMS Eyewear, enfocada en las personas de poca visión, por cada par de gafas adquiridas  ha logrado devolverle la vista a más de 275.000 personas, así como también proporcionar gafas prescritas, tratamiento médico y /o cirugía para conservar la vista. De esta misma manera, su línea de bolsos, “TOMS Bags” brinda a sus aliados materiales y capacitación vitales necesarios para ayudar a proporcionar un parto más seguro. Al proveer condiciones de nacimiento limpios y personal calificado, casi medio millón de vidas pueden salvarse.

“TOMS Roasting” ofrece 140 litros de agua potable a personas en necesidad por cada bolsa de café vendida, y no solo es eso, la cadena de valor que se quiere lograr con esta iniciativa es que más personas mejoren su salud al tener acceso a agua potable, con ello incrementar sus oportunidades económicas, acceder a la educación y finalmente acceder al mundo laboral.

Finalmente TOMS StanUp Backpack Collection ofrecerá capacitación al personal en las escuelas para ayudar en la prevención y manejo del “bullying”.

Para  Blake más importante que crear una empresa es la historia que tienes para contar. Tener una basta cantidad de recursos no es tan crítico en el desarrollo de la misma como se cree, la simplicidad es la clave secreta para el éxito y finalmente dar es la mejor inversión que puedes hacer.

Tips para elaborar tu plan de negocios

Un plan de negocio es una descripción escrita del futuro de tu empresa. Suelen ser utilizados por los empresarios que buscan transmitir su visión a los inversores potenciales, o por las empresas que están tratando de atraer a empleados clave, proveedores o, simplemente, para comprender cómo manejar mejor su negocio.

 

crear-presentaciones

En pocas palabras, un plan de negocio transmite los objetivos del mismo, las estrategias que se utilizarán para lanzarlo al mercado, los problemas potenciales que pueden afectarle y las formas de resolverlos, la estructura organizativa del negocio (incluyendo títulos y responsabilidades) y, por último, la cantidad de capital necesario para financiarlo y mantenerlo en marcha.

Hay tres partes principales en un plan de negocio

El primero es el concepto de negocio, donde se especifica la industria a la que pertenece, la estructura de la empresa, sus productos o servicios, y cómo se va a conseguir que sea un éxito.

La segunda es la sección de mercado, en la que se describen y analizan los posibles clientes: quiénes son y dónde están, etc. Aquí también se describe a la competencia y cómo se va a posicionar tu empresa para sacarle ventaja.

Por último, la sección financiera contiene la cuenta de resultados y el flujo de efectivo, el balance y otros indicadores financieros. Esta parte puede requerir la ayuda de un contable y un buen programa de software.

Estas tres secciones se pueden desglosar en siete componentes clave

1. Resumen ejecutivo

2. Descripción del negocio

3. Estrategias de Mercado

4. Análisis competitivo

5. Diseño y desarrollo del plan

6. Operaciones y plan de gestión

7. Los factores financieros

Además de estas secciones, un plan de negocio también debe tener una portada, una página de título y una tabla de contenido.

¿Cuál es la longitud de un plan de negocio?

Depende de la empresa y de la razón por la que se esté utilizando. Un plan de negocio útil puede ser de cualquier longitud, desde un garabato en el reverso de un sobre, hasta un documento de más de 100 páginas. Pero lo normal es de 15 a 20 páginas.

La mayor parte dependerá de la naturaleza de tu negocio. Si se trata de un concepto simple, podrás ser capaz de expresarlo en pocas palabras. Por otro lado, si estás proponiendo un nuevo tipo de negocio o incluso una nueva industria, puede requerir una explicación más extensa.

El propósito de tu plan también determinará su longitud. Si deseas utilizar tu plan para captar una importante cantidad de financiación, necesitarás espacio para explicarlo y convencer a tus potenciales inversores. Si sólo vas a usar el plan para fines internos, una versión mucho más abreviada será lo correcto.

¿Quién necesita un plan de negocio?

La única persona que no lo necesita es aquella que no está pensando en montar un negocio. Pero cualquiera que comience una nueva empresa y espere obtener un beneficio de ello, debe tomarse el tiempo de elaborar algún tipo de plan.

Startups. El clásico escritor de un plan de negocio es un empresario en busca de fondos para iniciar su nueva empresa.

La mayoría de los libros sobre la planificación de negocios parecen estar dirigidas a los dueños de startups. Sin embargo, es un error pensar que sólo las startups necesitan planes de negocio. Los empresarios pueden encontrar útil un plan durante todas las etapas de la existencia de su negocio, ya sea porque estén buscando financiación o tratando de averiguar en qué producto deben invertir más capital.

Empresas establecidas en busca de ayuda. Muchos planes de negocio están escritos por y para las empresas que han ido mucho más allá de la etapa de inicio. Estas empresas de mediana etapa pueden redactar planes para encontrar financiación y ayudar a su crecimiento y expansión al igual que lo hacen las nuevas empresas, aunque las cantidades que buscan pueden ser más grandes y los inversionistas más dispuestos. O también puede convertirse en una valiosa herramienta que se utilice para transmitir la misión y las perspectivas de la empresa a los clientes, proveedores u otros.

¿Cuándo debes actualizar tu plan de negocio?

1. Cuando estás a punto de comenzar un nuevo período financiero. Puedes actualizar tu plan de forma anual, trimestral o incluso mensual si tu industria cambia rápidamente.

2. Cuando necesitas financiación o financiación adicional. Los prestamistas y otros financieros necesitan un plan actualizado para poder tomar decisiones de financiación.

3. Cuando ha habido un cambio significativo en el mercado: cambios en los gustos de los clientes, en las tendencias etc.

4. Cuando tu empresa desarrolla o está a punto de desarrollar un producto nuevo, tecnología, servicio o habilidad. Si tu negocio ha cambiado mucho desde que escribiste el plan por primera vez, es el momento de hacer una actualización.

5. Cuando ha habido un cambio en la gestión. Los nuevos gerentes deben recibir información fresca sobre su negocio y sus objetivos.

6. Cuando tu empresa ha cruzado un umbral. Si llega a un determinado número de beneficios o empleados.

7. Cuando tu plan no refleja la realidad de tu negocio. Si tu plan parece irrelevante, rehazlo.

Todos llevamos un #emprendedor dentro

Linda Rottenberg, cofundadora y CEO de Endeavor afirma que hay que confiar en las propias ideas; las pequeñas innovaciones a veces son las mejores propuestas.

 

images-1

Ser un emprendedor no quiere decir que uno vaya a crear el próximo ‘unicornio’ o buscar convertirse en Mark Zuckerberg. El primer paso puede partir de una idea sencilla. Y aunque es necesario saber que no será un camino fácil, especialmente, a la hora de buscar financiamiento, Linda Rottenberg, cofundadora y CEO de Endeavor, organización que apoya a emprendedores, advierte que el mayor riesgo es “no hacer nada, pretender que estamos bien en nuestro trabajo, y que es seguro”.

Rottenberg acaba de lanzar en México el libro Loco por emprender. Desafía las normas convencionales (Aguilar), y habla en entrevista sobre las claves para emprender. “Mucha gente llega a mí diciendo: ‘quiero empezar un pequeño negocio desde casa, ¿está bien, puedo ser un emprendedor?’”.

Cualquiera puede ser un emprendedor

“Parte de lo que quiero hacer en el libro es dar una guía para pensar y actuar como emprendedor y desmontar algunos mitos”, explica la especialista. Para empezar, hay que desterrar la idea de que todos los emprendedores viven en Sillicon Valley, son ingenieros y hombres. Estos son los tres pasos que establece Rottenberg para dar el salto y crear tu propia empresa:

1. Mira al mundo de forma diferente y analiza qué cosas a tu alrededor pueden ser mejoradas. Encuentra una solución a tu problema. Muchas veces es una mini innovación, pero esas ideas se convierte en una gran mejora para la comunidad.

2. Las mejores ideas no mueren en el mercado o en una sala de conferencias, sino en la ducha. Al analizarlas nosotros mismos y darles vueltas, pensamos que son estúpidas. Es necesario asumir que la gente te va a llamar loco, pero seguir adelante. La clave está en no tener miedo a las ideas antes de intentar llevarlas a cabo.

3. Deja de planear y ponte a trabajar. Mucha gente habla todo el rato de planes de negocios, pero nunca arrancan. Los mejores emprendedores son ‘hacedores’.

Eso sí, para permanecer en el negocio, hay que pensar diferente, incluso cuando el emprendimiento es pequeño, entender a tu compentencia y adaptarte a las transformaciones del mercado. El mundo cambia y si no lo haces con él, la empresa no sobrevivirá.

Lo importante, también es conocer tus fortalezas y debilidades y rodearte de un buen equipo que te apoye y complemente.

Tomar riesgos

En el libro, Rottenberg apunta que en una encuesta a los emprendedores que forman parte de Endeavor sobre su actitud hacia el riesgo, 95% respondió que no había arriesgado el bienestar de su familia y más de 80% tenían ahorros para cubrir los gastos básicos durante un año (sin que esto signifique que eran ricos).

No es necesario renunciar a un trabajo estable para intentar cumplir el sueño de convertirse en empresario. La cofundadora de Endeavor señala que muchos emprendedores empiezan trabajando en su proyecto por las noches y los fines de semana, sin dejar de lado su nómina.

“La mayoría de los emprendedores no maximiza los riesgos, los minimiza”, añade. Es decir, en un principio, no se enfocan en conseguir ganancias óptimas, sino en tener pérdidas que puedan ser aceptables.

Elegir un mentor

“Una de las cosas que más me estresaba cuando era joven, era pensar que tenía que encontrar un mentor que fuese mi alma gemela, además de un marido”, bromea. Por ello, recomienda quitar toda la presión y no buscar un estereotipo de consejero perfecto que no existe.

“Cuantos más uses, mejor”, sostiene antes de agregar que ha de ser un grupo de personas diversas, que vea el mundo de forma diferente, para poder abordar más enfoques. “Necesitas gente mayor y joven, de tu ámbito y fuera de él”.

Además, no hay que “casarse” con el mentor. Es probable que con el paso del tiempo sea necesario buscar nuevos perfiles que orienten el camino de la empresa.

Vía ccnexpansion